SALUD AL ROJO VIVO

#Noticias Blog 28 agosto 2018


Es líquido más de un 90% de su peso, pero tiene nutrientes, vitaminas y otros componentes que suponen reconocidos beneficios para la salud, además de propiedades muy apreciadas en estos tiempos: pocas calorías y mucha fibra.


Lo mejor que tiene, según los expertos en nutrición, es el licopeno que, además de darle su color característico, es un antioxidante con muchas y muy buenas propiedades. De hecho, es la misma sustancia que pinta de rojo el tomate, aunque en la sandía se encuentra una vez y media más de licopeno que en la misma cantidad de tomate.


Es un gran remedio contra las agujetas.


Se considera preventiva contra varios tipos de cáncer.


Es ideal para dietas de adelgazamiento. El equivalente a una taza de sandía tiene 43 calorías, nada de grasa, 2 miligramos de sodio, 11 gr. de hidratos de carbono (que incluyen 9 de azúcar), un gramo de fibra. Proporciona un 17% de vitamina A, 21 de vitamina C, un 2% de hierro y un 1% de calcio, además de la B6, que ayuda a crear anticuerpos en el sistema inmunológico.


Debemos escoger piezas firmes, cuanto más pesadas mejor, y evitar las que estén rotas o con partes blandas.



Para saber si la sandía está en su punto óptimo de maduración, podemos golpear la superficie con los dedos. Un sonido hueco indicará que la fruta está llena de agua y lista para su consumo.


Hay que tener en cuenta que es de las frutas que no madura una vez ha sido separada de la planta.